Cómo cuidar la piel en verano con cosmética natural

El sol es necesario para la vida y para nuestra salud. Entre otras razones porque es la mayor fuente para sintetizar vitamina D, que calcifica los huesos. La exposición al sol implica beneficios importantes en nuestro cuerpo, aunque un exceso de exposición tiene riesgos. Así pues, insistimos en qué hay que cuidar la piel en verano y en qué el sol hay que tomarlo siempre con moderación y con sentido común, adecuando la duración y la frecuencia de la exposición a la intensidad de la luz solar y a la sensibilidad de tu tipo de piel.

Por un lado, la exposición solar en su justa medida mejora la circulación. Incrementa la hemoglobina de la sangre y disminuye la presión sanguínea. Como se ha comentado, promueve la síntesis de vitamina D, que a su vez, incrementa la respuesta immunológica. Entre los muchos beneficios de la vitamina D están equilibrar el azúcar en sangre, contribuir a resolver resfriados, y proteger contra diversos tipos de cáncer, la osteoporosis y el raquitismo. ¿Sabías que el número de casos de raquitismo en Gran Bretaña aumenta cada vez más relacionado con el pánico al sol creado por algunos ambientalistas?

Por otro lado, debemos cuidar la piel en verano para prevenir el fotoenvejecimiento y las quemaduras que provocan la exposición solar excesiva y sin protección. En cuanto el fotoenvejecimiento, se caracteriza por la aparición de arrugas y manchas oscuras en la epidermis. Por lo que respecta a la quemaduras, ten en cuenta que no dejan de ser lesiones temporales de la epidermis, que pueden ser más leves o más graves, y que se acumulan. ¿Te suena aquello de “la piel tiene memoria“?

Cómo prevenir las manchas en la piel

Las manchas en la piel suelen encontrarse en el rostro, por ser probablemente la parte más expuesta a las radiaciones solares. En este sentido, es importante conocer las causas que fomentan su aparición. Algunas pueden ser difíciles de evitar, como las causas hormonales, la toma de anticonceptivos o de medicamentos fotosensibles o la contaminación. No obstante, podemos controlar otras, y cuidar la piel en verano evitando ciertos perfumes, conservantes o grasas sintéticas.

Para hacerlo es importante mantener la piel limpia y libre de oxidantes. En definitiva, tener una buena rutina de limpieza facial en dos pasos:

1. EXFOLIAR

Peeling Vegetal Bambú Bio de Dulkamara: Perfecto para exfoliar la epidermis la noche anterior a la exposición solar (por ejemplo, la noche anterior a ir a la playa o a la piscina). Puedes aplicarlo dos veces por semana, mojando la piel, masajeándola suavemente con movimientos circulares y, finalmente, enjuagándola muy bien.

2. DEPURAR

Savias de Bambú Bio de Dulkamara: Depura, limpia y drena la piel, aplicándolas cada mañana y cada noche. Sus componentes vegetales actúan inhibiendo los radicales libres (responsables del envejecimiento). Apaciguan la piel y ayudan a resistir los efectos del estrés ambiental.
Leche Virginal Bambú Bio de Dulkamara: Este limpiador, reduce visiblemente el exceso de aceites y elimina las impurezas de la superficie de la piel. Proporcionana un aspecto más sano y equilibrado. Utilízala en caso de tener una piel sensible y seca.

Cómo cuidar la piel en verano durante la exposición solar

Ya deberíamos saber que un buen protector solar ayuda a prevenir la aparición de manchas en la piel y su envejecimiento prematuro. Desde Mygdonia siempre os recomendaremos utilizar una crema con filtros físicos (¡no químicos!). Es decir, una crema que hidrate vuestra piel de forma natural y que aporte antioxidantes naturales y vegetales.

Crema Solar Facial Apricot SPF 50 de Acorelle: Ofrece alta protección vegetal a las pieles sensibles. Con extraordinario aceite vegetal de karanja. Además, unifica e ilumina el rostro aportando un tono claro muy suave y ligero a la piel.
Crema Solar Facial SPF 50 Certificada Bio de Alga Maris: Aporta un efecto nutritivo para la cara que ofrece una agradable sensación de hidratación a la piel. Fórmula con filtros solares minerales sin nanoparticulas. Protege la piel sin que los rayos dañinos del sol la agredan (UVB, UVA, UVC y rayos infrarrojos).
Crema Bioactiva FP6 Bio de Dulkamara: Contiene extracto de regaliz que suaviza y calma el eritema solar. También calma el enrojecimiento de la piel y es un eficaz y regenerante “aftersun”. De textura ligera, hidratante, no grasa, antioxidante y libre de sustancias artificiales. Protege naturalmente todo tipo de piel contra la aparición de manchas oscuras y arrugas. Fortalece tu propia protección natural haciendo que cada año tu piel sea más resistente al sol. En clima soleado, aplícala a diario y, especialmente, media hora antes de la exposición al sol.

Además de utilizar crema solar, no está de más apelar al sentido común, con prudencia. Recuerda la camiseta, la gorra y la sombrilla, especialmente con los más peques. ¡Y a disfrutar de cuidar la piel en verano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *